Un Festival de Símbolos

El locoEl Dolmen de Dalí admite otras lecturas, tanto al completo como por detalles. Con la perspectiva apropiada, reproduce las escalas de representación de tantos cuadros del genial pintor: estructuras suprahumanas (dolmen), niveles humanos (escultura, pedestal) y paisajes (enlosado). Nosotros mismos debemos completar la escena, los espectadores somos parte del montaje.
El análisis estructural, con sus elementos, situación, orientación y planta lo asocia a un templo dedicado a Neptuno, el dios de la imaginación. Ver “El Templo de Neptuno de Dalí”.
También Dionisos y Apolo están reflejados en la estatua. Ver “Mitología del Dolmen de Dalí”.

MuerteEncontramos símbolos cabalísticos, como que el dolmen es el Arbol de la Vida, con sus tres Pilares. Se describe el proceso y la consecución de la Gran Obra alquímica, pues las esferas son la Piedra Filosofal.
La figura humana recuerda los Arcanos 0 y IX del Tarot: El Loco y El Ermitaño.
La numerología, con el 1 y el 3, el 8, el 12, y sobre todo el 13, el número de la Unidad y la regeneración, también permite estudios y análisis interesantísimos.
Cada una de éstas líneas interpretativas ha de ser desarrollada con más detalle, pues de todas se puede decir que muestran coherencia lógica, validez expositiva y hondura de significado. En cada nivel, Dalí construye un mundo, coherente en sí mismo, que hay que explorar, hacer un viaje iniciático, una mirada al espejo interior

El Árbol de La VidaEl ErmitañoEl Árbol de La Vida

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *