Autoretrato en 3D

Diseño Plaza de DalíSi de alguien estaba orgulloso el pintor catalán era de sí mismo. Se consideraba, con razón, un genio, una persona adelantada a su tiempo, alguien que había de ser una referencia para muchos. Consciente de la importancia de conocerse a sí mismo, y de la grandeza de mostrarlo a los demás, a través de sus trabajos reflejó no sólo cómo veía el entorno, las cosas y personas que lo rodeaban, sino su propio universo, su mundo interior.

Una persona se define por los modelos que elige, con los que en general se identifica. Si Salvador Dalí eligió a Isaac Newton para homenajear, para simbolizar una persona avanzada y digna de ser emulada, es porque él también se veía así o quería ser así.

Cuando diseñó el Dolmen, el de Figueras llevaba viudo desde 1982. En 1984 sufrió un incendio en su casa. En 1986 se le puso un marcapasos, y tres años después falleció. Se le ofreció una plaza con su nombre en la capital del reino, y se le sugirió que el motivo también fuera en honor de su esposa. En circunstancias como ésas, uno pone de sí todo lo más personal, lo mejor, por lo que quiere que lo recuerden.

No es difícil reconocer a Salvador en el conjunto. El artista que muestra a los demás la idea que primero ha creado en su interior, esas esferas. El hombre sufriente que camina sobre el túmulo de su esposa muerta. El mediterráneo paseante junto al mar lleno de sol, con los cabellos al viento. La persona que siente pronto a cumplir su ciclo, que avanza hacia su ocaso.

Esquema Plaza de DalíEsquema Cristo Dalí

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


EL DISEÑO DE LA PLAZA DESDE UNA VISTA AÉREA RECUERDA AL CUADRO

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *